Rick Moranis, un tío con planta




Otra película que me marcó: The Little Shop of Horrors, de Frank Oz, el mismo director que dio vida a una de mis películas favoritas de Bill Murray: What About Bob?

Siempre he deseado tener a Audrey II en forma de muñeco-merchandising. Estaría bien que, al acercar el dedo, tuviera un sensor que activara un audio que pronunciara su ya mítica frase: Feed me, Seymour. Y por supuesto, ha de reproducir el gesto de succión con la 'boca'.

Frank Oz, qué tío. Gran idea la suya de reunir en una misma escena a dos de los grandes de la cantera Saturday Night Live (versión americana, ya me entienden). Normal que en 1991 repitiera película con Bill Murray, que se lo digan a Wes Anderson, de quien empiezo a sospechar que su obsesión por él es peor aún que la mía.



Y con esto, ya me planto. Por hoy.

PD: Propongo un TRASH entre amigos con esta película, ya sea en la sesión oficial, o en versión casera okupando el hogar de algún ser misericordioso.


3 personas teclearon aquí:

Nikto dijo...

Tu obsesión con el señor Murray raya lo insano. Si.
love, ;)

Jess dijo...

Me apasionan los inexpresivos graciosos, sí.

jesse_custer dijo...

El otro día haciendo zapping me encontré con la versión anterior, la de Roger Corman. Entre la sobreactuación dl protagonista, un tal Jonathan Haze haciendo de Jerry Lewis, el presupuesto que debió ser de unos 300 dólares y el infame doblaje (no había opción de V.O.) la peli fue una lucha entre el dedo que quería pulsar el botón para cambiar y la parte cutrecinéfila de mi maltrecho cerebro.